Las Procesiones en la Sevilla romana

Las Procesiones en la Sevilla romana
El martirio de las santas Justa y Rufina fechado hacia el año 287 d.C. nos cuenta la existencia de procesiones en este periodo con imágenes de dioses paganos.Según cuenta la leyenda, las hermanas Justa y Rufina procedían de una de las pocas familias cristianas de la Hispalis romana de finales del siglo III, que formaba parte de la comunidad presidida por el obispo Sabino. Eran mujeres sencillas, de procedencia modesta, que trabajaban en la artesanía del barro en el arrabal de Triana.En el mes de junio, cuando se celebraban las adonías, fiesta en la que participaban mayoritariamente las mujeres de la alta sociedad, se realizaba una procesión en honor a la diosa siria Salambó (Afrodita griega o Venus romana). Esta era representada con una imagen de barro, con la cabeza reclinada sobre el brazo izquierdo, en actitud de apresar algo, y el rostro cubierto con un velo en señal de luto.Justa y Rufina se hallaban al cuidado de su comercio de alfarería cuando, por delante de su negocio, pasó la procesión de la diosa Salambó. Algunas mujeres que participaban en el cortejo se dedicaban a pedir donativos para el culto a la diosa y, al ver a las dos hermanas, les reclamaron alguna ofrenda. Ambas se negaron a dársela. Con palabras de san Pablo, dijeron: Nosotras damos culto a Dios, no a este ídolo fabricado, que no tiene ojos, ni mano, ni vida alguna propia. Y añadieron: Y no os damos nada, a no ser que alguna de vosotras necesite una limosna o padezca necesidad.Se produjo una disputa de unas con otras. Las mujeres fieles a la diosa Salambó arremetieron contra el puesto y rompieron los cacharros de barro expuestos para la venta. Surgió así un alboroto en el que las santas mujeres empujaron a quienes llevaban la imagen de Salambó, la dejaron caer y se hizo pedazos. La guardia del gobernador intervino en el altercado. Los devotos de la diosa tacharon el acto de sacrílego y clamaron que las dos hermanas debían ser juzgadas. Los de la guardia detuvieron a Justa y a Rufina, llevándolas a las cárceles, que se encontraban extramuros de la ciudad, frente a la Puerta del Sol.Luego fueron sometidas a tortura hasta que fallecieron convirtiéndose en mártires … una procesión que acabó mal y que daría paso a otras unos siglos después .mira el fot0, cl!ck abaj0…

Fuente: https://www.facebook.com/HispaniaRoma/?hc_ref=ARTJ_cA4qg1Ohg8UB1Vw8jqJykvnPBPePcpCa60oib7rCdpzfgaGGkE_MIMmpUISFiY&fref=nf

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *